jueves, 27 de septiembre de 2007

Apuntes 3

a propósito de una expedición por las Tecnologías de Trabajo Colaborativo

TRES
Bateson contribuyó a establecer en el campo psiquiátrico la hipótesis de que los trastornos "mentales" son trastornos de la comunicación.
Desde otro balcón también hoy sabemos que parte de los trastornos de la comunicación son desórdenes en el lenguaje y no pocos trastornos mentales son ocasionados por desórdenes en el acceso al lenguaje, a las primeras simbolizaciones, aquellas que establecen significaciones fundantes en el sujeto.

Los humanos nos hemos constituido como tales a partir del lenguaje y al costo de que éste sobrescribiera lo instintivo de la especie para establecer allí el espacio de la subjetividad, el Ser sujeto. Una loba o una leona alimentan a sus hijos hasta que éstos aprenden a procurarse su propio alimento. Solamente en la especie humana existen individuos que explotan a sus hijos para procurarse el sustento que deberían conseguir por otros medios ¿Es posible pensar que se trata solamente de un desorden en la comunicación? Aunque el cuadro tiene trazas de locura, seguramente resulta temerario hablar de psicosis. Sin duda, en un individuo que actúa de esa manera hay desórdenes en los significantes y en las primeras simbolizaciones, las que lo sujetan, en el doble sentido, porque son las que lo instituyen como tal y además lo contienen en un sistema de lazos sociales. Después hay trastornos en la comunicación. Pero es indudable que la comunicación humana sucede porque hay lenguaje. Está andamiada (con permiso de Vigotsky) por el lenguaje.

No hay comentarios.: