jueves, 27 de septiembre de 2007

Apuntes 3

a propósito de una expedición por las Tecnologías de Trabajo Colaborativo

TRES
Bateson contribuyó a establecer en el campo psiquiátrico la hipótesis de que los trastornos "mentales" son trastornos de la comunicación.
Desde otro balcón también hoy sabemos que parte de los trastornos de la comunicación son desórdenes en el lenguaje y no pocos trastornos mentales son ocasionados por desórdenes en el acceso al lenguaje, a las primeras simbolizaciones, aquellas que establecen significaciones fundantes en el sujeto.

Los humanos nos hemos constituido como tales a partir del lenguaje y al costo de que éste sobrescribiera lo instintivo de la especie para establecer allí el espacio de la subjetividad, el Ser sujeto. Una loba o una leona alimentan a sus hijos hasta que éstos aprenden a procurarse su propio alimento. Solamente en la especie humana existen individuos que explotan a sus hijos para procurarse el sustento que deberían conseguir por otros medios ¿Es posible pensar que se trata solamente de un desorden en la comunicación? Aunque el cuadro tiene trazas de locura, seguramente resulta temerario hablar de psicosis. Sin duda, en un individuo que actúa de esa manera hay desórdenes en los significantes y en las primeras simbolizaciones, las que lo sujetan, en el doble sentido, porque son las que lo instituyen como tal y además lo contienen en un sistema de lazos sociales. Después hay trastornos en la comunicación. Pero es indudable que la comunicación humana sucede porque hay lenguaje. Está andamiada (con permiso de Vigotsky) por el lenguaje.

Apuntes 2

a propósito de una expedición por las Tecnologías de Trabajo Colaborativo

DOS
Muchos creen que esas direcciones o marcadores, guardadas en sus Favoritos, son una especie de tesoro único.
Sin que este comentario signifique menoscabar ninguno de los usos que podamos darle a las nuevas herramientas de la llamada Web 2.0, creo que el tema, así presentado, sin contextualizar, pierde de vista un aspecto interesante para pensar. En mi experiencia personal (y no tengo por qué pensar que no es la de otros tantos) la costumbre de muchos años de no tener Internet de banda ancha o pagar por los tiempos de conexiones telefónicas, me ha ido acuñado el hábito de guardar las direcciones localmente, justamente para hacer más eficiente el uso del tiempo de conexión.

Justamente este hecho me lleva a preguntarme acerca de los anclajes de algunas de las verdades (nuestras) desde las que hablamos: Hábitos y costumbres de uso generadas por inmigrantes digitales, produciendo reflexión y estableciendo conocimiento para comprender una cultura de uso que rápidamente será impregnada por las reflexiones y conocimientos de los protagonistas nativos ¿Cuántas de estas certezas serán demolidas, sobrescritas (para usar un término informático) por la reflexión que en su momento producirán esos nativos? Aunque la epistemología de los últimos años nos ha enseñado que no podemos sino pensar en verdades provisionales, no es menos cierto que a menudo caemos en la trampa de pensar como si a partir de nosotros se terminara el movimiento y la transformación. Posiblemente esta manera de pensar lo móvil como inmutable sea, como en la fotografía, la manera en que podemos abordar la complejidad de lo que está irreductiblemente escrito en la dimensión del tiempo ¿No es esto también una paradoja?

Apuntes 1

a propósito de una expedición por las Tecnologías de Trabajo Colaborativo

UNO
Imaginemos encender la computadora y que aparezca, en lugar de un escritorio otra metáfora: una heladera, o una ronda de amigos, tabletas tridimensionales giratorias, la paleta de un pintor o lo que a Uds. se les ocurra
La posibilidad de romper esa metáfora es una de las innovaciones más interesantes del proyecto OLPC. En las laptops desarrolladas pare este proyecto, el sistema operativo muestra la posición del usuario y la de algunos de sus compañeros, lo cual permite que el niño sepa quién está conectado con él para poder interactuar.

El escritorio es llamado vecindario. En el anillo representado en la pantalla aparecen las actividades que se están realizando en ese momento. El menú de actividades está solapado y se denomina marcoframe en inglés-: se activa ubicando el cursor sobre los bordes de la pantalla.
ref: Educ.ar-OLPC